LIBERTAD RECUPERADA

La Junta suelta en las Hoces del río Duratón siete aves recuperadas en el Centro de Animales Salvajes de Segovia.

Dos milanos reales, una pareja de milanos negros, dos ratoneros comunes y un buitre leonado recuperaron ayer su libertad, en el Parque Natural de las Hoces del río Duratón, después de haber pasado largas temporadas de rehabilitación en el Centro de Recuperación de Animales Salvajes de Segovia, ubicado en la finca “Los Lavaderos” (carretera de Arévalo s/n).
Aunque el director general de Medio Natural de la Junta, Mariano Torre, recalcó que la suelta de aves recuperadas “es una actividad cotidiana”, lo cierto es que el acto reunió en las cercanías de la ermita de San Frutos al delegado territorial de la Junta en Segovia, Luciano Municio; a la directora del Parque Natural, Elena Hernández; y a numerosos agentes forestales. Políticos y técnicos procedieron a la “suelta”, ante la atenta mirada de Miguel González, el experto que se dedica a intentar recuperar las aves que ingresan en “Los Lavaderos”, un centro inaugurado en 1983.
De los siete ejemplares ayer soltados, cinco ingresaron por tener alas o patas rotas. Y dos, los ratoneros comunes, llegaron siendo pollos, en estado de deshidratación. Ninguno de ellos ha permanecido en el centro segoviano más de un año.
Habitualmente, son agentes forestales los que llevan aves a “Los Lavaderos”, aunque no falta la colaboración de la Guardia Civil y de particulares. Nada más ingresar, un experto realiza un diagnóstico sobre la causa por la que llegó el animal (golpe, caída del nido, disparo, envenenamiento...). Posteriormente, se aplica un tratamiento veterinario. En la mayoría de los casos, las aves pasan por un periodo de recuperación ósea y muscular, hasta que el cuidador considera que es el momento de su suelta.
El director general de Medio Natural recordó ayer que la Junta cuenta con otros dos centros similares al de Segovia. “Gracias a ellos, Castilla y León es pionera en España en el tratamiento veterinario de aves salvajes”, sentenció Torre. Entre los tres, cada año se atienden a unas 1.500 aves. Por “Los Lavaderos” pasan anualmente entre 300 y 350. José Luis Higuera, técnico de la Sección de Espacios Naturales y Especies Protegidas de Segovia, aseguró que aproximadamente el 30% de las aves atendidas acaban recuperándose. “Se puede decir que, para animales salvajes, es una cifra exitosa”, indicó Higuera, para luego reconocer que hay ejemplares que mueren y otros se convierten en “irrecuperables”.
Según Higuera, no es conveniente que las aves estén demasiado tiempo en un centro, porque tienen el peligro de lo que en el argot veterinario se denomina “troquelarse”, esto es, hacerse dependientes de sus cuidadores. “Se trata de recuperar a las aves, pero que sigan siendo salvajes”, recalcó Higuera, para luego añadir que, cuando se decide soltar a un ejemplar, debe de estar bien “tanto física como psíquicamente”. “Si se suelta a un ave y, en vez de volar, decide ir dando saltitos hacia su cuidador, malo”, concluyó Higuera.

FUENTE:
EL ADELANTADO DE SEGOVIA
Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Personas han dejado sus comentarios:

Publicar un comentario