GOLONDRINA COMÚN (Hirundo rustica)

Estas fotos se pueden considerar de alta velocidad. Es una técnica que consiste en captar un movimiento de algo a mucha velocidad, en este caso de aves; como tenemos que utilizar una velocidad muy alta en la cámara, necesitamos luz adicional que conseguimos con los flashes. Cuantos más flashes coloquemos estratégicamente, mejor podremos iluminar una escena y crear nuestro propio ambiente. Normalmente se utilizan barreras de infrarrojos o cables disparadores. Estas fotos, en concreto, las hice con un solo flash y cable disparador, limitando mucho la calidad, pérdida de volúmenes y zonas muy oscuras. Utilicé un escondite muy próximo al nido de la golondrina, pudiendo utilizar un zoom 17-70. Las golondrinas están relativamente acostumbradas a la presencia humana y objetos cotidianos de nuestras casas, pero aun así debemos extremar las precauciones, y en el caso de que las golondrinas no cebaran a sus crías o actuaran de una manera muy nerviosa, deberemos retirarnos y dejarlas tranquilas inmediatamente y olvidarnos de las fotos. Debemos recordar que lo primero son las aves y que molestarlas no está en nuestros planes, haciendo las cosas con tranquilidad y tiempo para que se vayan habituando a nuestra presencia y a los objetos que tendremos que colocar momentáneamente, y así podremos disfrutar fotografiando estas aves.

El refrán «una sola golondrina no anuncia el verano» está basado en una auténtica observación de las aves: cuando las golondrinas empiezan a volver de sus cuarteles de invierno en África, a mediados de febrero primeros de marzo, se presentan al principio de una en una. Hasta bien entrado el mes de marzo no llega el grueso, y entonces ya se puede decir que el verano se aproxima.
A menudo crían en pequeñas comunidades, reuniéndose con sus próximos parientes, los aviones, en época de migración o cuando se trata de buscar alimento. Su voz más común es un gorjeante «tsuit-tsuit-tsuit» y su nota de alarma una «tsuii» doble. El gorjeo es emitido tanto si el ave está posada como en vuelo.
Pasada la época de cría se reúnen las golondrinas, jóvenes y adultos, a veces por millares, para dormir en lugares apropiados, generalmente carrizales, a los que también acuden otras especies afines, antes de emprender su definitivo vuelo migratorio. Aunque aparentemente golondrinas, aviones y vencejos son muy parecidos, estos últimos no están estrechamente relacionados con los dos primeros, perteneciendo a un orden muy distinto.



Identificación: Partes superiores azul oscuro, metálico; frente y garganta, rojo castaño; cola ahorquillada, con rectrices externas muy largas, sobre todo en el macho.
Nidificación: Ambos sexos construyen nido de barro y pajas en forma de media taza, forrado con plumas, en el alero o viga en edificio; pone, de abril a agosto, de 3 a 6 huevos blancos ligeramente moteados de pardo rojizo; incubación, sólo por la hembra, unos 15 días; los pollos, alimentados por ambos padres, vuelan tras 18 a 21 días.
Alimentación: Insectos en vuelo, que algunas veces incluyen libélulas y mariposas.
Hábitat: Ciudades y pueblos.

Texto recogido de la web PAJARICOS.ES


El Rincón de los Pájaros es una sección dirigida por nuestro amigo Santiago Álvaro Muñoz, amante de la naturaleza y excepcional fotógrafo de aves, nos mostrará sus interesantes fotografías y comentarios sobre estos animales. Sus fotos no solo abarcan la zona de Sebúlcor, sino que hacen un recorrido por muchos pueblos segovianos.
Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Personas han dejado sus comentarios:

Publicar un comentario