LA NUTRIA HA RECOLONIZADO LOS PRINCIPALES RÍOS SEGOVIANOS EN LA ÚLTIMA DÉCADA

Después de años de ausencia ha vuelto a las aguas de los ríos Cega, Pirón y Eresma, aumentando además su presencia en los ríos Riaza, Duratón, Moros y Voltoya.

La nutria paleártica (Lutra lutra) ha recolonizado los principales ríos de la provincia de Segovia en la última década, según se desprende de un estudio realizado por Carlos Bravo, Javier Cubo, Rafael Díez y Javier Dorrego para la Sociedad Española para la Conservación y Estudio de los Mamíferos (SECEM), entidad que publicará este año un libro sobre la distribución de dicha especie en España, en base a los sondeos efectuados en cada una de las provincias.
La situación actual contrasta con la de los años 1984-1985, cuando la SECEM organizó un sondeo nacional de nutria que, en el caso de Segovia, demostraba que había quedado relegada a escasos enclaves en zonas montañosas, principalmente en el río Duratón y, en menor medida, en el Riaza. La persecución directa a la que fue sometida, la destrucción de su hábitat, la disminución de sus presas y la contaminación habían sido las causas principales de su declive.
Durante los años 1994-1996, la SECEM repitió el sondeo, obteniendo “datos esperanzadores”, ya que se apreció “una manifiesta recuperación en algunas zonas” (ríos Duratón y Riaza), constatándose además su presencia en el río Moros o el Voltoya, donde diez años atrás no existía.
La ampliación de la distribución de la especie se ha hecho especialmente patente en la última década, tal y como resalta el todavía inédito trabajo de la SECEM. “La mejoría ha sido muy notoria en este periodo”, resume Bravo, detallando seguidamente que, en la actualidad, hay presencia de nutria en la mayor parte del cauce del río Riaza, a excepción de un pequeño tramo que coincide con el polígono industrial de Riaza. “Está confirmada su estancia desde Riofrío de Riaza hasta las Hoces del Riaza, incluyendo afluentes como el Aguisejo”, señala Bravo.
En el caso del Duratón, los expertos también han verificado que la nutria habita en todo su recorrido, incluyendo afluentes como el río Serrano. Por el contrario, no está presente en el Caslilla, posiblemente por los vertidos de aguas residuales procedentes de Sepúlveda.

Fotografía de Alberto Tejedor

Por otra parte, la nutria ha recolonizado en los últimos diez años la gran franja central de la provincia, que incluye los ríos Cega, Pirón y Eresma, lo que para Bravo es “la noticia más destacada” del presente sondeo, puesto que en el de 1994-1996 estaba ausente en los tres. “Incluso ha llegado a ríos pequeños, como el Polendos [afluente del Pirón]”, dice Bravo.
También se ha detectado nutria en todo el curso de los dos principales ríos de la parte oeste, el Moros y el Voltoya, afluentes del Eresma por su margen izquierda, mejorando en ambos casos su presencia con respecto a 1994-1996.
Sobre los posibles peligros que amenazan la recolonización de la nutria en la provincia, Bravo apunta a los niveles de contaminación que se han advertido en las cercanías del polígono industrial de Riaza, en la desembocadura del Caslilla en el Duratón, en diversos parajes de la zona de influencia de Cuéllar y en la confluencia de los ríos Voltoya y Eresma, junto a Coca. Además, este biólogo estima que “el desarrollo urbanístico de la provincia puede hacer disminuir el caudal ecológico de los ríos, por lo que deberemos estar alerta”.
Analizando los datos de los tres sondeos de la SECEM, Bravo considera que la presencia de visón americano en la provincia de Segovia “no ha supuesto un obstáculo efectivo” para la recuperación de la población de nutria, al contrario de lo que se estimaba hace varias décadas, cuando diversos expertos defendieron que la competencia por el alimento entre ambas especies podía ir en detrimento de la nutria. Estudios recientes han demostrado que cuando la nutria vuelve a ocupar sus antiguos territorios, el visón americano puede ser expulsado por aquella u obligado a adaptar su dieta a las nuevas circuntancias.

La especie es un bioindicador de la calidad de las aguas.
Distribución y características:
El área de distribución de la nutria incluye Europa (excepto Islandia y las islas mediterráneas), el norte de África y gran parte de Asia. Las nutrias de la Península Ibérica son ligeramente más pequeñas que las del centro y norte de Europa. Su longitud oscila entre 100-120 centímetros en el caso de los machos adultos y 90-110 centímetros en el de las hembras. En cuanto a peso medio, está entre 5,5 kilos y 9,5 para los machos y 4,4 y 6,5 para las hembras.
Hábitat:
La nutria se desenvuelve con soltura en los ambientes acuáticos, sin que ello suponga que se mueva torpemente en tierra. Su dieta se basa principalmente en peces y cangrejos, complementada por anfibios, reptiles, aves, mamíferos e insectos. La nutria puede vivir en el mar, siempre que exista cerca agua dulce para lavarse.
Sondeos:
Los sondeos de la SECEM no estiman poblaciones de nutria, sino solo si hay presencia o ausencia de la especie en un área determinada. Los participantes en los censos dividen una provincia en cuadrículas de 10 x 10 kilómetros y prospectan luego varios puntos de cada una de ellas, buscando en las riberas de los ríos huellas de nutria y excrementos, que suelen ser muy visibles.

FUENTE:
EL ADELANTADO DE SEGOVIA
Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Personas han dejado sus comentarios:

Publicar un comentario