PREGÓN DE LAS FIESTAS DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL 2007

Buenas noches, Sebúlcor. Lo primero saludar especialmente a nuestras peñas, que se encuentran aquí, en la plaza, después de este espectacular desfile y con ganas de comenzar la fiesta. Deciros que voy a intentar ser breve porque yo también he estado ahí abajo otros años, disfrazado y deseando que termine el pregonero para saber qué peña se lleva el premio.
Para empezar, el protocolario acto de agradecer a la Corporación Municipal que se haya acordado de mi persona para hacer el Pregón de las Fiestas de San Miguel Arcángel 2007. Siempre es gratificante que se acuerden de uno para esta clase de eventos. Ello es señal de aprecio y consideración. La verdad es que cuando Sara y Laura me lo pidieron dudé por un momento, es cierto. Como bien me dijo mi amigo Chema después “no deja de ser un arma de doble filo”. En un principio se siente un gran honor y una gran alegría, pero a la vez preocupación y responsabilidad para estar a la altura que este acto requiere. Rápidamente me animé pensando que, de nuevo, tenía una forma de manifestar mi respeto y cariño por Sebúlcor y sus gentes, que para mí son mi pueblo y mi gente. En fin, intentaré salir lo más airoso posible.
Se me pide que dé el Pregón. A mí, que lo he hecho tantas veces. Porque pregón es anunciar las excelencias de algo, en este caso Sebúlcor. Pero, ¿cómo hacerlo sin que suene repetitivo después de haber contado las excelencias de nuestro pueblo en tantas ocasiones y desde tan diversos medios?... Decir otra vez que nuestro querido Convento de la Hoz era en época medieval el lugar de peregrinación más importante de la provincia de Segovia es repetir lo dicho tantas veces, pero no me puedo resistir a hacerlo.

Por otro lado la figura del pregonero en estos tiempos no tiene otra justificación que la de mantener una tradición en la que éste, trompetilla en mano, anunciaba la próximas Fiestas Patronales.
Después, las fiestas de San Miguel, en Sebúlcor, comenzaban la tarde de la víspera con repique general de campanas y disparo de cohetes, tal y como podemos leer en los periódicos de la época.
En este punto me gustaría tener un recuerdo sentido a nuestros antepasados, a nuestros abuelos, a los que ya nos dejaron. La mayor parte de ellos apenas salieron de Sebúlcor. Aquí tenían casi de todo. Tenían oficios que lo hacían posible. Recordemos que en 1752, en Sebúlcor, según el Catastro de la Ensenada, además de labradores y pequeños ganaderos, había tabernero, cirujano  sacristán, escribano, maestro de niños, pastor, carpinteros, tejedores de lienzos, etc. En nuestro pueblo pasaron su vida: penas y alegrías. Sus esfuerzos y sacrificios por salir adelante. Trabajando de sol a sol, porque en Sebúlcor hemos sido siempre gente trabajadora… pero con tiempo también para el disfrute y la conservación de nuestras costumbres y tradiciones festivas.


Después, en la generación de mis padres, muchos de ellos se tuvieron que marchar a recorrer caminos, pueblo a pueblo, a buscarse la vida. Mi padre me cuenta que él mismo, cuando apenas era un chaval, marchaba con mi tío Lauren y mi abuelo Hilario durante la temporada de buen tiempo por los pueblos de Valladolid y Palencia a hacer cosas tan dispares como empedrar trillos, hacer fideos o pequeños taburetes de madera para venderlos. Todo ello en un simple carro tirado por un macho, al cual tenían incluso ellos que ayudar empujando el carro en algunas cuestas arriba. El regreso siempre se producía poco antes de estas fiestas de San Miguel para disfrutar de ellas.
Como veis, y bien sabéis, mis orígenes están en Sebúlcor. Mi primer apellido, Santa Engracia, no puede ser más segoviano: la hermana de San Frutos del Duratón, al que tanto cariño tenemos aquí. Y mi segundo apellido, Blasco, ya aparece en 1581 un Pedro Blasco, vecino de Sebúlcor, como testigo de una escritura de Patronato en el Convento de la Hoz.
Tal vez ese sentimiento interno de amor hacia Sebúlcor me llevó a buscar e investigar la historia de nuestro pueblo. Con mi documentación, los conocimientos informáticos de Uge y la ayuda de Chema creamos en 2002 la página web de Sebúlcor, sebulcor.com. Hoy, gracias a ella, conocen nuestro pueblo en infinidad de países del mundo.
Un tiempo después, en 2004, un grupo de gente de Sebúlcor, encabezados por Chema, Fernando, Arantza, Elena, Antonio y yo mismo vimos la necesidad de crear la Asociación “Amigos del Convento de la Hoz” pues considerábamos necesaria la realización de todo tipo de actividades culturales encaminadas a la recuperación de la memoria histórica del rico Patrimonio Cultural que posee nuestro pueblo, y en particular de la parte más importante del mismo: el Convento de la Hoz. Hoy, gracias a ella, hasta Sebúlcor llega gente de toda España para participar en la carrera “La Senda de los Frailes” y para acompañar a los corredores, nuestro pueblo sale en televisiones, radios y periódicos y el Convento de la Hoz estamos esperando que sea declarado Bien de Interés Cultural.
Hace dos años la Asociación “Amigos del Convento de la Hoz” publicó también el libro “El Convento de la Hoz. Diario de una investigación”, del que soy modesto autor. En él sacaba a la luz diversas historias fruto de mis investigaciones sobre el Convento de la Hoz. Hoy en día puedo decir con satisfacción que mi libro y el nombre de Sebúlcor se encuentra en lugares tan importantes como la Biblioteca Nacional, la Real Biblioteca del Palacio Real de Madrid, la biblioteca de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid o las bibliotecas de los Monasterios de El Paular y Santo Domingo de Silos.
Mi agradecimiento y mis disculpas en este punto a mis padres Ángel y Dominga, mi hermano Ángel y en los últimos tiempos también a mi novia Merce, quienes tanto me ayudan y a quienes tanto tiempo quito con mis investigaciones.
Os decía antes que la gente de Sebúlcor somos gente trabajadora... pero también nos gusta la Fiesta. Tenemos las Grandes Fiestas Patronales de San Miguel y las de la Magdalena. También celebramos las de El Patrocinio y las de San Antonio. Hacemos fiestas con Santa Águeda y San Isidro. Pero además festejamos la Nochevieja y los Reyes, los Carnavales, las Jornadas del Libro, la Senda de los Frailes, Semanas Culturales, etc., etc... aunque a mí me siguen pareciendo pocas. Hay un par de meses por ahí que estamos un poco escasos de fiestas y creo que deberíamos hacer alguna más, ¿no os parece?
Mis primeros recuerdos de las Fiestas de San Miguel, aunque uno es joven y tampoco puedo echar la vista muy atrás, son de bajar al arroyo con otros miembros de la Peña “Los Gaseosa” a por rameras de chopo para construir la peña. También recuerdo algún traguito de más, que todo hay que decirlo.
Otros momentos de fiestas en Sebúlcor que recuerdo con cierta nostalgia son aquellas fiestas de la Magdalena en las que siempre teníamos algún percance: cuando no era un brazo roto era un final de fiesta en el cuartelillo de la Guardia Civil por alguna pequeña trastada.
Os hablaba de “Los Gaseosa”. ¡Qué diferencia de aquellos trajes que eran un simple trozo de tela amarilla y un agujero para meter la cabeza con los sofisticados trajes actuales!
Los componentes de “Los Gaseosa” somos en la actualidad la columna vertebral de la actual Peña “Al Manojo que te lo cojo” por lo que ésta se puede considerar la peña en activo más antigua de Sebúlcor. También podríamos considerar que nuestra peña instauró un nuevo desfile de peñas-disfraces cuando hace cuatro años aparecimos en la plaza alrededor de 30 miembros de “El Manojo” montando una fiesta romana, para regocijo de quienes aquí estaban. Hoy hay un gran nivel en estos desfiles de peñas, como hemos podido comprobar hace un rato.
Quisiera expresar mi cariño también, para finalizar, al resto de peñas. Destacar el buen ambiente que se respira entre todas ellas que hace que cualquier miembro de cualquier peña pueda ir de visita a otra y viceversa sabiendo que será bien recibido y no le faltará un chato que tomar.
Una vez dicho todo esto y por orden del Ayuntamiento de Sebúlcor se hace saber: que con estos actos dan comienzo las Fiestas de San Miguel Arcángel 2007. Que disfrutéis de las mismas con la debida moderación, bebáis, comáis, liguéis, bailéis y os divirtáis todo lo que podáis.

¡VIVAN LAS FIESTAS DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL!
¡VIVAN LAS PEÑAS DE SEBÚLCOR!
¡VIVA SEBÚLCOR!



J. Carlos Santa Engracia Blasco
Sebúlcor, 28-09-07
Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Personas han dejado sus comentarios:

Publicar un comentario