ALBERTO, EL QUESERO DE LOS MERCADILLOS SE JUBILA

alberto-quesos

El clásico puesto de venta de quesos y legumbres pone fin a una historia de más de 50 años en la que se ha ganado el cariño de los clientes a través de su sencillez y cercanía.

“Tú sencillez, te ha hecho grande”, así le despidió el otro día una de sus clientas habituales en su puesto del mercado al aire libre a Alberto Velasco Muñoz, el quesero de los mercados al aire libre de Segovia y algunos pueblos de la provincia. Y así lleva las últimas semanas, con sus clientes de toda la vida agradeciéndole la atención que les ha dispensado todos estos años con la simpatía y la cercanía que siempre ha sido seña de la casa.

Son 36 años de servicio desde que cogió el testigo a sus padres que suman en total más de 50 por los mercados de la provincia. Ha sido un habitual de los mercados al aire libre de Segovia. Los martes en San José; los jueves en Los Huertos y más tarde en la Plaza Mayor; y los sábados en el mercado junto al colegio Villalpando. La ruta de la semana se completa con la visita a Coca los lunes, a Íscar (Valladolid) los miércoles en La Granja y los viernes en Cantalejo.

Echa el cierre no por falta de negocio, sino porque le llega el momento del descanso. “Llevar el puesto es mucho esfuerzo, tienes que estar toda la semana liado, y ya estoy cansado de tantos años de trabajo, así que ahora toca disfrutar un poco” indica Alberto. Y es que mantener el puesto no solo es la visita a los mercados, también hay que viajar continuamente a la Pola de Gordón (León) a seleccionar los mejores quesos de vaca y oveja de diversas curaciones para su posterior venta. “A mi me gusta ir a por los quesos, y traer a mis clientes lo mejor…. Y como mi ojo, ninguno”, cuando se le comenta que porque no los recibe por mensajero. Y con las legumbres lo mismo. En ese caso los viajes son a Salamanca, Zamora, León o algún pueblo de Segovia para contar con las mejores variedades.

Reconoce que los mercados al aire libre han bajado mucho, y que se nutren de gente muy mayor, que van a echar de menos su servicio. “Algunas clientas hasta lloran cuando se lo comento que cierro. Y es que para muchas soy como su hijo. Las acerco la compra a casa, y alguna vez he terminado echando la medicación de las gotas en los ojos, o lo que me pidan, con tal de ayudar” prosigue Velasco.

El pequeño camión con el que visita los mercados dejará de hacer kilómetros el 31 de diciembre, y Alberto Velasco quedará en la memoria de los habituales de los mercados como una persona sencilla y agradable que siempre recibía a sus clientes con un saludo cordial, y no faltaba una cuñita de queso para los más pequeños que acompañaban en la compra.

Esta semana Alberto apura los días para despedirse de una nutrida clientela que se quedará huérfana de sus productos, y sobre todo de su buen trato. Los mercados segovianos pierden un puesto clásico después de 86 años. ¿Será un síntoma más de la lenta decadencia de los mercadillos en la nueva era de grandes superficies y comercio electrónico? Seguro que muchas personas, tarde o temprano, lo añorarán como una seña de identidad local.


FUENTE:
SER CASTILLA Y LEÓN
Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 Personas han dejado sus comentarios:

  1. Te gusta mucho meterte en Internet a meter mierda con tus comentarios cuando tienes una puta mierda de página web del siglo pasado. No se quien eres o quien te crees Que eres pedazo de mindundi

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasarte por la web y dejar tu comentario.

    ResponderEliminar