OTRA PÁGINA DEL CONVENTO DE LA HOZ

La propiedad del edificio firmó su cesión al Ayuntamiento de Sebúlcor.

Sebúlcor vivió ayer un día histórico. La propiedad del Convento de la Hoz —representada por José Manuel de Riva Zorrilla y Kala Janette Harvey— firmó un principio de acuerdo para la cesión del histórico edificio, fundado en el año 1231, al Ayuntamiento de Sebúlcor. Aunque las dos partes deberán reunirse en las próximas semanas para concretar el texto definitivo, la voluntad tanto de la propiedad como del Ayuntamiento resulta inequívoca, de acuerdo a sus propias palabras.
El acto había generado expectación en Sebúlcor. Ante el numeroso público asistente, De Riva tomó la palabra para recordar que cuando su familia le encomendó hacerse cargo del Convento de la Hoz, con el mandato de proteger el monumento, inició contactos con diferentes administraciones públicas para intentar alcanzar dicho objetivo. Sin embargo, aquellas gestiones, “tediosas”, no llegaron a buen puerto. Fue entonces cuando, según su relato, se puso en contacto con la familia la asociación ‘Amigos del Convento de la Hoz’, cuyos miembros expusieron una visión del asunto coincidente a la de los propietarios. “Nos dijeron que entendían que debía ser el Ayuntamiento de Sebúlcor quien llevara la iniciativa para preservar el Convento de la Hoz, y a nosotros nos pareció muy bien”, señaló De Riva. “Vimos —agregó— que eran personas con un enorme entusiasmo y con ganas de trabajar por su comunidad, sin ningún tipo de interés personal”.
Desde aquel encuentro, el pasado 30 de enero, a la actualidad, no han surgido discrepancias entre las partes, facilitando así que las negociaciones fueran rodadas. De Riva quiso aclarar que la cesión será temporal, en cumplimiento del compromiso que él mismo adquirió con sus familiares de no desprenderse del monumento. Insistió en que su único deseo en este asunto es conseguir que el Convento de la Hoz se transfiera a las generaciones futuras, un reto que calificó de “titánico” pero que a su entender “merece la pena”.

firma-cesion-convento-hoz

No evitó De Riva hablar al final de sus sentimientos, recordando episodios infantiles por esos parajes, el cariño de su madre [Luisa Zorrilla] al Convento de la Hoz, o la relevante figura de su abuelo Francisco Zorrilla —impulsor del pantano de Burgomillodo, en los años 20 del pasado siglo—, para concluir reclamando a todos los presentes “unir esfuerzos” tendentes a la pervivencia del edificio.
Como no podía ser de otra manera, el alcalde de Sebúlcor, Jorge Benito, agradeció en reiteradas ocasiones ayer el generoso proceder de la propiedad del monumento. “Hoy —señaló—, es un día festivo, por la escenificación de la firma del acuerdo; a partir de ahora se abre un nuevo ciclo, en el que tendremos la posibilidad de consolidar las ruinas”, señaló, para advertir a renglón seguido que “si no hacemos nada, [el Convento de la Hoz] se perderá de forma irreparable”.
En un acto tan sobresaliente para Sebúlcor como la firma de este acuerdo tuvieron representación la Diputación de Segovia y la Junta de Castilla y León. La diputada provincial de Cultura, Sara Dueñas, quiso respaldar con su presencia dicho convenio, y tras felicitar a los vecinos de Sebúlcor por haber conseguido su viejo anhelo, manifestó la disposición de su departamento a apoyar, dentro de sus competencias, iniciativas relacionadas con el Convento de la Hoz, principalmente en materia de investigación y difusión de su valor.
La jefa del Servicio Territorial de Cultura de la Junta en Segovia, Ruth Llorente, defendió, al ser preguntada por los próximos pasos a dar en el Convento de la Hoz, que el primero debe ser “frenar su deterioro” y, a renglón seguido, idear un proyecto cultural, con participación de un equipo multidisciplinar, que determine la hoja de ruta a seguir en los próximos años.
En consonancia con lo manifestado por Llorente, el director del Centro de Investigación de la Arquitecta Tradicional, Fernando Vela, sostuvo que “lo primero es acometer obras de emergencia, básicas” y, una vez superado ese capítulo, redactar un ‘Plan Director’ del monumento, considerándolo “la herramienta clave” para la gestión futura del edificio.
En un acto cultural como el de ayer, que cerraba las ‘Segundas Jornadas de Patrimonio de Sebúlcor’, no faltó la música gregoriana, la habitual en el Convento de la Hoz desde el siglo XIII hasta que permaneció habitado, en el siglo XIX. Esta vez, en recuerdo a aquellos frailes que vivían allí retirados, deleitó con su arte Pedro Hernando.
“Lo de hoy —remataba en un pequeño corro de tertulianos Vela— es un punto de partida para un proyecto que puede ser decisivo, no solo para Sebúlcor sino para toda la comarca”. Asentían quienes le escuchaban, conscientes que el Convento de la Hoz pasó ayer una página, y a partir de hoy empieza otra, todavía por escribir.


FUENTE:
EL ADELANTADO DE SEGOVIA
Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Personas han dejado sus comentarios:

Publicar un comentario