POR TIERRAS DE SEGOVIA - LA HOZ DEL DURATÓN

Aquí os dejo un pequeño reportaje escrito por Julián de Torresano publicado en el Adelantado de Segovia el día 6 de agosto de 1928 hablando sobre el Convento de la Hoz.

portada

POR TIERRAS DE SEGOVIA
LA HOZ DEL DURATÓN
Parece ser que aun antes de la invasión de los moros, a principios de la Era cristiana se edificó el Monasterio de San Pantaleón de la Hoz, en la hoz del Duratón y hasta que lo edificó dicho santo según afirma un autor. (Fray Felipe Vázquez. Valladolid. 1786.)
Lo cierto parece que el primitivo Monasterio lo fue de Monjes Benitos y que estaba consagrado a la Madre de Dios, bajo la advocación de los Ángeles.
Ocurrida la invasión musulmana y destruidos todos los templos, imágenes y documentos que pudieron dar luz sobre aquellos tiempos, es pura conjetura cuanto se afirma acerca de si la imagen de la Virgen de los Ángeles que se veneraba en el Monasterio fue escondida por el propio San Frutos, y menos si tal imagen había sido traída por San Geroteo o el obispo Geroteo (ya que no todos los autores están de acuerdo en lo de la Santidad).
Ello es que, el año 1125 halló un pastor una imagen de Nuestra Señora de los Ángeles, en circunstancias milagrosas y extraordinarias, según las crónicas, y fue colocada en la antigua ermita (que al efecto se reconstruyó) por los monjes del Monasterio, que había sido también rehabilitado al reconquistarse esta tierra por los cristianos.
Fuese o no la imagen aparecida la primitiva (y muy bien podía serlo), la cosa es que gozó durante
siglos enteros de la devoción de los fieles, contándose de ella milagros por decenas y siendo visitado su santuario por ilustres personas, entre las que se contaron (comprobado históricamente) la Reina Isabel la Católica y el Rey don Felipe II.
Grandes mercedes y prerrogativas fueron dadas al santuario y al convento de la Hoz (que perteneció
también a los Franciscanos), y entre los generosos protectores de este santo lugar se contaron los González de la Hoz (descendientes del conde Fernán González), y el duque de] Infantado, que recibió favor con uno de los milagros de la Virgen.

pagina

Pero, andando el tiempo, vino Mendizábal con su famosa ley de desamortización, expulsados los frailes que ocupaban el Monasterio, y deshabitados éste y la ermita fueron pasto, poco a poco, de la inclemencia del tiempo. Como ellos, muchas joyas arquitectónicas e históricas han seguido la misma suerte. Ni siquiera el egoísmo, fue bastante para salvar de la destrucción tantos tesoros artísticos.
La ignorancia, más fuerte que todo, ha hecho arder en el fuego de hogares pueblerinos, retablos maravillosos, sillerías de coro, artesonados, etc.
La desamortización fue una obra tan estúpida que no supo ni siquiera lucrarse con lo que valía aquello que suprimía, porque ignoraba su valor.
No he podido saber qué fue de la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz, cuando su ermita quedó abandonada. ¿La trasladaron a otro santuario? ¿Fue destruida entre los escombros? Los párrocos de los pueblos linderos nada saben de ella.
Solamente en el lugar antaño famoso por los fieles que atraía cercano a Sebúlcor, existen las ruinas de ermita y convento.
También la fe de los pueblos tiene sus modas, y así, una imagen que fue venerada por los dos reyes más representativos de la historia de España, Isabel I y Felipe II, no ha dejado ni vestigios a las gentes de hoy.
Sólo nosotros, los que buceamos entre el pasado intentando sorprender algo de su espíritu, hacemos revivir estas cosas, al mezquino calor de nuestra evocación, como hoy intento yo dedicando un recuerdo en los días de su festividad, a Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz.

JULIÁN DE TORRESANO
Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Personas han dejado sus comentarios:

Publicar un comentario