NEVADA DICIEMBRE 2010

Si, la nieve tiene algo diferente, paseando por ella nos sobrecoje, nos hace pequeños en esa naturaleza. Nuestros pasos por la nieve resuenan como tambores en ese silencio tan extraño, el tiempo parece ir más lento, es momento de relajarnos, de mirar en nuestro interior, de fundir nuestra alma, retirando escoria y hollín y blanquearla con promesas y retos como todo lo que nos rodea ¡Por no desentonar!
Y es que esa capa de blanca pureza cubre un poco, como por momentos, todas las inmundicias que el humano deja a su paso por este planeta, tanto físicas como morales, es como un renacer, otra oportunidad más que se nos brinda, por eso mis pasos sobre ella siempre me parecieron una profanación.






Un saludo a todos, Esca.


Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Personas han dejado sus comentarios:

Publicar un comentario