GUILLERMO HERRERO ENTREVISTA A ELENA HERNÁNDEZ, DIRECTORA DEL PARQUE NATURAL DE LAS HOCES DEL RÍO DURATÓN

Pregunta.— ¿Para qué vale el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de las Hoces del río Duratón?
Respuesta.— Vale para que las Hoces del Duratón se adapten a la legislación actual. Cuando se declaró el parque natural, en 1989, no se realizó previamente el PORN. No obstante, durante este periodo de tiempo se han seguido las directrices de un Programa de Uso Público que se presentó en la primera junta rectora que tuvo lugar después de la declaración. Ese documento intentaba solucionar los principales problemas del parque natural, especialmente el de su desordenado uso público. Por ejemplo, se establecían qué actividades se podrían realizar y cuales no, como la acampada o la escalada. Así que, a pesar de no contar con un PORN, las Hoces del Duratón ha estado gestionado en este tiempo.
P.— En cualquier caso, llama la atención que se haya estado veinte años sin PORN...
R.— Sí, es cierto. Durante este tiempo siempre se estuvo pendiente de que se publicasen y desarrollasen diversas leyes, como la de Espacios Naturales, hasta que al final ha habido que acometer el trabajo. En cualquier caso, reitero que el Programa de Uso Público palió en gran medida la falta de un PORN. Ese Programa de Uso Público ya contaba con una zonificación clara del parque natural, de cara a su gestión.
P.— En líneas generales, ¿cómo ha evolucionado el parque natural desde su declaración, hace dos décadas?.
R.— En primer lugar, hay que recordar un hecho. Hace veinte años las Hoces del Duratón estaban tremendamente sucias. Se tardó muchísimo tiempo en limpiar. Hubo que quitar basura de cunetas, de cuevas... Ahora parece lógico que se prohibiera la acampada, pero en aquel momento generó mucha polémica. Yo misma tuve que desplazarme una vez a Cuéllar a explicarlo a la gente joven, que tenía la costumbre de ir allí a acampar... Hoy en día está todo mucho más controlado, el patrimonio natural está más cuidado ¡y no diré nada del patrimonio arqueológico!. Hasta la declaración como parque, mucha gente seguía haciendo fuego en las cuevas, con el consiguiente riesgo de destrucción del arte rupestre.
P.— ¿Ha variado la vegetación de las Hoces del Duratón en este tiempo?.
R.— En algunas zonas hay ahora más sabinas. No se puede achacar en exclusiva a la gestión del parque. A ese hecho ha beneficiado el abandono de tierras, y también que ahora haya menos ganado. En lo relativo a la ganadería, nos gustaría que hubiera más cabezas en el parque.
P.— ¿Y con respecto a la fauna?.
R.— A mí me encanta ver el resultado del último censo de buitre leonado. La población sigue creciendo (613 parejas), por lo que entiendo que no lo estamos haciendo muy mal. En cualquier caso, no podemos apuntarnos tantos, puesto que en muchas ocasiones estos movimientos poblacionales responden a motivos que trascienden el espacio físico de las Hoces del Duratón. A los gestores nos corresponde cuidar de las especies que tenemos. A veces no se entiende que en determinadas zonas no se permita el acceso como a San Frutos, y decisiones así se toman para proteger a especies que tiene poca resistencia a las molestias.
P.— ¿Cuál es, por tanto, el balance de estos veinte años?
R. — Las Hoces del Duratón están más limpias y se puede disfrutar más de ellas. El agua del río también está más limpia. Muy pronto será realidad la depuradora de Sepúlveda, un proyecto por el que hemos luchado mucho (...) Además, ha habido un claro impacto económico del parque natural sobre la comarca, algo que hace veinte años no suponía casi nadie. Las Hoces del Duratón han generado trabajo, es indudable (...) Sigue habiendo cosas mejorables, lógicamente. A veces hay un exceso de público. Y no es criticable solo por la conservación de los valores naturales, sino también porque en esos momentos de afluencia alta de público se resiente el nivel de calidad que se quiere ofrecer. No podemos perder de vista que uno de los objetivos de un parque natural es permitir el disfrute de la naturaleza, y eso cuesta en un lugar donde hay 3.000 personas.
P.— Hablando de números, ¿qué cifra de visitantes pasa cada año por las Hoces del Duratón?.
R.— De acuerdo con los datos de los aforadores instalados para calcular el número de vehículos, la cifra de visitantes se acerca a los 300.000, si bien es cierto que varía de un año a otro, en función de la climatología y de como caigan las principales fiestas y puentes (...) Tras veinte años haciendo estadísticas se aprecia un cambio en el perfil del visitante. Antes, casi todos eran de Madrid, y ya no es así. Han ido adquiriendo importancia los vascos, los catalanes y los vallisoletanos. Por otra parte, ha aumentado el turismo de naturaleza, el de gente que viene a realizar rutas por el parque.
P.— ¿Qué cambios percibirá el vecino ribereño del Duratón y el visitante cuando entre en vigor el PORN?.
R.— El PORN no supondrá grandes modificaciones de límites del parque. El vecino y el turista apenas lo notarán. Habrá, eso sí, algún ajuste, como el barranco de la Perdida, que previsiblemente pasará a ser zona de reserva. En los últimos años ha habido muchas solicitudes de grupos para recorrerlo y creemos que es necesario aumentar su protección. También se aprovechará el PORN para actualizar la composición de la junta.

FUENTE:
EL ADELANTADO DE SEGOVIA
Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Personas han dejado sus comentarios:

Publicar un comentario