PARDILLO COMÚN (Carduelis cannabina)

Siguiendo con las fotos que realicé en los observatorios del parque del Duratón, una de las especies que más acudían a saciar su sed en los tórridos días de calor del mes de junio y julio, eran los pardillos (el ruiseñor de las estepas, no por su parecido físico, que no se parecen en nada, sino por el canto tan melodioso y musical que tiene). Espero que os gusten y disfrutéis de ellas, y si tenéis la curiosidad y oportunidad de ver y escuchar a esta ave, sobre todo al macho encaramado en la punta de una rama, con el pecho todo rojo, lanzando su canto a los cuatro vientos, descubriréis que un instante puede ser una eternidad.

Cambiando de tema, el otro día, conocí a un pajarero que para por Fuentepiñel llamado Jesús; coincidíamos en muchas cosas, sobre todo en la protección de la naturaleza y lo peligroso que puede ser la actividad de la fotografía en la naturaleza.
Quiero insistir que poner en peligro una especie por conseguir la foto más maravillosa del mundo, es una irresponsabilidad y en vez de considerarse un fotógrafo, debería llamarse irresponsable.
Un saludo a todos.



Su persistente trino ha contribuido a que el Pardillo Común macho sea una de las aves de jaula favoritas en muchas regiones españolas que tradicionalmente se dedican a enjaular toda clase de fringílidos.
En el campo, este bonito macho busca un cantadero en arbusto o seto, aunque a veces puede cantar en vuelo ondulante. La nota normal de vuelo es un gorjeo rápido, emitiendo también una nota de inquietud «tsuuiit».
Los pardillos cantan incluso en «coro», ya que son aves gregarias, criando a menudo en pequeñas colonias. En invierno se unen a otros fringílidos, formando bandos para comer, que nomadean por los campos.
En la época de cría prefieren lugares con abundancia de arbustos bajos que les procuran buenos sitios de nidificación; frecuentan campos de aliagas, brezos e incluso se encuentran en lugares semipelados, en las altas montañas, en los que crecen aquí y allá plantas ralas; también entran en grandes jardines. Ocasionalmente el Cuco deja sus huevos en los nidos del pardillo, pero los pollos de aquél suelen morir a causa de la especializada dieta (principalmente semillas) conque alimentan los pardillos a sus crías.
Identificación: Dorso pardo rojizo; franja alar blanca; cola escotada con bordes blancos; macho en verano con frente y pecho de color rojo carmín.
Nidificación: La hembra construye nido de hierba y musgo forrado con pelo y lana, normalmente cerca del suelo en un arbusto; pone, de abril a julio, de 4 a 6 huevos azules claro con manchas rojo púrpura aquí y allá; incubación, unos 11 días, principalmente por la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, vuelan a los 12 días; dos crías, a veces tres.
Alimentación: Semillas de herbáceas; algunos insectos, especialmente orugas.
Hábitats: Cultivos.

Texto recogido de la web PAJARICOS.ES


El Rincón de los Pájaros es una sección dirigida por nuestro amigo Santiago Álvaro Muñoz, amante de la naturaleza y excepcional fotógrafo de aves, nos mostrará sus interesantes fotografías y comentarios sobre estos animales. Sus fotos no solo abarcan la zona de Sebúlcor, sino que hacen un recorrido por muchos pueblos segovianos.
Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Personas han dejado sus comentarios:

Publicar un comentario