MENÚS PARA TIEMPOS DE CRISIS

Para captar nuevos clientes y ayudar al sustento de las personas con menos ingresos económicos, el bar Gregoris oferta comidas a tres euros para jubilados y a seis para obreros.

Deshojar la margarita para decidir si marchaban a Madrid a buscar trabajo o se quedaban en la provincia de Segovia no fue sencillo para Ángel Gómez y María Merino, dos veinteañeros de Cantalejo y Adrados, respectivamente, que, al final, optaron por su tierra natal, alquilando hace tres años el bar Gregoris, en Sebúlcor, donde trabajan con la inestimable ayuda de la madre de ella, Ventura Benítez, que ejerce de cocinera.
En su faceta de emprendedores, la pareja quiso apostar por un establecimiento “diferente”, donde, además del tradicional cordero asado en horno de leña (por encargo) y las carnes rojas, incluyera en su carta platos innovadores. Entre ellos figura una “parrilla de verdura”, con múltiples ingredientes (calabacín, berenjena, pimiento verde y rojo, puerro, tomate, endivias, espárragos trigueros y setas), que ya ha recibido el unánime reconocimiento de los vecinos de la comarca.
Sin embargo, por aquello de la actual situación económica, “el negocio anda flojito”, reconocen los dos jóvenes, que han comprobado que desde el pasado verano “el visitante mira todos los precios antes de consumir”. Así que Ángel y María se han visto obligados a aguzar el ingenio “para salir adelante”. Y hace un par de semanas lanzaron menús a tres euros para jubilados y a seis para obreros.
La idea no es un invento suyo. Ya se realiza en otros establecimientos españoles y, al parecer, con gran éxito. “Nosotros siempre nos hemos caracterizado por ofrecer unos platos generosos; ahora damos algo menos de cantidad, sin que ello signifique que nos quedemos escasos; y la calidad sigue siendo la misma de siempre”, asegura Gómez, que a continuación recita el largo listado de su carta, insistiendo en que “todos los días varía el menú”.
Los jubilados que acudan al bar Gregoris a por su comida deben saber que se llevarán, al módico precio de tres euros, dos platos (un primero y un segundo) y postre (una pieza de fruta). “El café no está incluido”, advierten los titulares del establecimiento, quienes, a pesar del corto tiempo pasado desde el inicio de la oferta, ya han incrementado su clientela. De hecho, más de un jubilado de Sebúlcor se está acostumbrando a ir con el ‘taper’ al bar Gregoris a la hora de comer.
Por si era poco, los fines de semana también hay novedades. Esta pareja de jóvenes empresarios expone una amplia variedad de tapas, al precio de 0,30 euros cada una, para que los que vayan a tomar el vermú “salgan comidos” del bar Gregoris”. Y eso que no pocos visitantes —sobre todo cuando llegan después de dar un paseo por las Hoces del río Duratón— entran al establecimiento “con un hambre fiero”.

FUENTE:
EL ADELANTADO DE SEGOVIA
Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Personas han dejado sus comentarios:

Publicar un comentario