ECLOSIÓN INMOBILIARIA

Muchos pueblos albergan planes para construir en los próximos años centenares de viviendas
Alcaldes y promotores consideran que la oferta que se avecina mitigará la despoblación, aunque la mayoría serán segundas residencias.

La fiebre inmobiliaria parece haber saltado definitivamente la sierra de Guadarrama y amenaza con llegar a todos los rincones de la provincia, por muy escondidos que parezcan. Muchos pueblos de la provincia, por no decir la mayoría, albergan planes que posibilitarán en los próximos años la construcción de urbanizaciones con centenares de viviendas. Y no estamos hablando solo del alfoz de Segovia, donde la actividad constructora es frenética en lugares como Palazuelos, La Lastrilla, Hontanares o Valverde del Majano, sino a pueblos como Grajera, Juarros de Voltoya, Bernuy de Porreros, Montuenga, Fuente de Santa Cruz, Sebúlcor o Fresno de la Fuente, además de grandes poblaciones como Cuéllar o Riaza, que también están en proceso de actualizar su normativa en materia de urbanismo.
La inminente entrada en servicio del AVE explica la eclosión inmobiliaria de los municipios más cercanos a Segovia, pero el interés inmobiliario alcanza en la actualidad al resto de la provincia, con el consiguiente interés de los alcaldes, convencidos de que la construcción de nuevas viviendas será decisiva para recuperar la población perdida en las décadas de 1950 y 1960 y, en definitiva, crecer en servicios y bienestar.
Los empresarios creen que resulta posible y rentable seguir vendiendo casas en los pueblos porque la gente prefiere la vivienda a estrenar que ocupar una vieja, pero son muchos los que desconfían de que esta fórmula sirva para afianzar o ganar población, ya que en la mayoría de los casos se trata de viviendas que serán utilizadas como segundas residencias por ciudadanos que residen fundamentalmente en Madrid.
Aun así, la receptividad de los alcaldes a las nuevas propuestas de los promotores inmobiliarios es absoluta, aunque a muchos les aterre los problemas que en un futuro no muy lejano, casi inminente pueden acarrearles en materia de servicios e infraestructuras.

HONTANARES
El dormitorio de Segovia
«Paraíso de ilusión. Residencial La Atalaya. Extraordinario paraje natural. 307 unifamiliares, 4 y 5 dormitorios. Zonas comunes: piscina, paddle y tenis. Primeras calidades». Estamos en Hontanares de Eresma, a 10 kilómetros de Segovia, o sea, dentro de su alfoz. La última guía editada por la Diputación Provincial atribuye a esta localidad 306 habitantes, pero el dato, recogido en el 2003, no se ajusta a la realidad. Según el alcalde, Pedro Luis Cuesta (PSOE), ya hay más de ochocientos censados, aunque las nuevas urbanizaciones no tardarán en transformar Hontanares en una pequeña ciudad de más de dos mil vecinos.
La última promoción, integrada por 150 viviendas, se está entregando en estos días. Con ellas, ya serán 500 las viviendas construidas en Hontanares en los últimos tres años. Pero el grueso de urbanizaciones está por llegar. Según el alcalde, en los próximos años se levantarán 900 nuevas viviendas, aunque en esta ocasión acompañadas de zonas de servicios, locales comerciales, equipamientos, etcétera. De momento, no hay vivienda pública, pero los precios son más bajos que en otras localidades. Entre 160.000 y 200.000 euros cuesta una casa en Hontanares.

JUARROS DE VOLTOYA
3.200 viviendas
En Juarros de Voltoya el Ayuntamiento está inmerso en la tramitación de nuevos planes que le permitan autorizar la construcción de un campo de golf de 18 hoyos. El proyecto, según explica el alcalde, Félix Renedo (PP), se llevará a cabo en varias fases. La primera prevé el campo de golf y 1.200 viviendas. El resto se irán edificando en los próximos años, progresivamente. El Ayuntamiento quiere poner a disposición de los promotores alrededor de 2.000 hectáreas distribuidas en varias parcelas.
De esta manera, Juarros de Voltoya dejará de ser un pueblecito de 290 habitantes, aunque es posible que la mayoría de los nuevos pobladores utilicen su vivienda como segunda residencia.

Eclosión inmobiliaria
El caso de Grajera llama la atención porque se trata de una población asentada en el nordeste de la provincia, una de las comarcas menos pobladas. Allí, el Ayuntamiento promueve la construcción de unas 500 viviendas que ya se están empezando a edificar. La mayoría son chalets y se construyen con respeto a la arquitectura tradicional de la zona. En el 2003 Grajera tenía 108 habitantes. ¿Cuántos ganará en unos años?
Cerca de esta localidad está Fresno de la Fuente, donde hay proyectadas 270 viviendas. Fresno de Cantespino, también en el nordeste, ya cuenta con su propia urbanización, y en Sebúlcor también se localizan nuevos proyectos al amparo de su cercanía a las Hoces del río Duratón. La fiebre del ladrillo parece haber llegado pues, al nordeste, hasta ahora una de las comarcas más deprimidas de la provincia de Segovia.
La cuestión es saber si la construcción de nuevas viviendas va a conllevar un aumento de población. En la Coordinadora para el Desarrollo Integral de la Comarca Nordeste (Codinse) desconfían de la construcción masiva de viviendas. La responsable de Vivienda del grupo de acción local, Eva González, considera que es mejor y más efectivo promover en cada pueblo 10 ó 15 viviendas y poner el énfasis en la creación de puestos de trabajo. Para ello, Codinse colabora en un programa que está teniendo éxito en comunidades autónomas como Castilla y León, Madrid, Aragón y Cantabria. Se llama Abraza la tierra y tiene como objetivo fijar población de manera permanente. Está dirigido a emprendedores, pero también a personas que quieran ocupar puestos de trabajo que habitualmente no se cubren.
En el nordeste segoviano, Abraza la tierra está empezando a dar sus frutos y ya ha conseguido instalar en la comarca a once familias.
En la no muy lejana Comunidad de Villa y Tierra de Fuentidueña, más al norte de la provincia, está en proyecto la construcción de un balneario de aguas termales que posiblemente llevará aparejadas nuevas viviendas.

LOS PUEBLOS GRANDES

Cuéllar
Los municipios de más población tampoco son ajenos a la fiebre constructora, aunque están tratando de promover nuevos planes racionales y basados en modelos de sostenibilidad. Es el caso de Riaza o Cuéllar. El urbanismo en la villa cuellarana, vendrá marcado por el desarrollo de un Plan General de Ordenación Urbana que en estos momentos se encuentra en fase de redacción.
Respecto a la vivienda, Cuéllar ha experimentado en los últimos años el despliegue de su particular burbuja inmobiliaria. Todos los días surgen nuevas promociones, pero cabe destacar la construcción de un centenar de pisos en el barrio de Santa Clara, a punto de ser entregados a sus propietarios.
Igualmente, el desarrollo de la zona denominada El Soto supondrá un nuevo impulso para el municipio. Allí se construirán viviendas, pero también existe la posibilidad de creación de un centro comercial que contará con aparcamientos subterráneos privados, una novedad en la villa.
También a lo largo de este años será de vital importancia la construcción de 24 viviendas de protección oficial para régimen de alquiler en el solar del antiguo colegio de 'Niñas Huérfanas', informa Mónica Rico.

FUENTE:
EL NORTE DE CASTILLA
Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Personas han dejado sus comentarios:

Publicar un comentario