ARMONIO PARA EL PRIORATO DE SAN FRUTOS

Si hay un templo en Segovia en el que se puede escuchar música de órgano con periodicidad, ese es el de San Millán de nuestra capital. Cada año la Asociación Cultural Correa de Arauxo de Amigos del Órgano de Segovia organiza un ciclo de conciertos que son la delicia de los asistentes al percibir la grandiosidad de la música tañida con el instrumento que más posibilidades sonoras posee, no electrónico, a pesar del transcurso de los siglos.
La parroquia de San Millán no solo cede la utilización de su órgano a la Asociación Correa de Arauxo para sus audiciones, conciertos, clases y estudio de los alumnos de su aula la órgano, también para la labor docente de esta asignatura a nuestro Conservatorio Profesional de Música, lo que da muestra de la sensibilidad que los responsables de la parroquia y la diócesis tienen hacia la música de tecla.
San Millán está repleta de armónicos escondidos entre las piedras como huella del paso que tan excelentes músicos, profesionales o aficionados, han dejado. Hemos asistido a conciertos de primera magnitud con muy diversas formaciones y con variedad de instrumentos, pero también hemos cantado en la liturgia durante años acompañados por un discreto instrumento: el armonio. La parroquia llegó a disponer de dos de estos instrumentos que hicieron bien su servicio pero que el uso, el desuso y el inexorable paso del tiempo arrinconaron.
A petición de algunos miembros de la Asociación Correa de Arauxo y dada la generosidad demostrada de esta iglesia, se solicitó la cesión de uno de los mencionados armonios, que ya no se utilizan, a la ermita de San Frutos en el cañón del Duratón. A Jesús Sastre, párroco y devoto de San Frutos, le pareció buena idea, quién haciendo las gestiones pertinentes ofreció la posibilidad de elegir. Se determinó que el que más nos podía interesar y el que más se adaptaba a nuestras posibilidades era el mas pequeño, ya que el espacio en la ermita es muy reducido, y por otro lado, al ser un templo que carece de culto, salvo en las fiestas patronales, la asamblea anual de la hermandad y en especiales y muy contadas ocasiones, el uso que se le dará sería escaso.
El armonio se transportó al taller del constructor de instrumentos musicales segoviano Juan Pablo Barreno para su reparación y puesta en funcionamiento. Aunque los armonios son unos instrumentos muy sencillos de construcción, la labor de restauración suele ser más entretenida que la propia confección de un instrumento nuevo. En ocasiones, si el instrumento está muy deteriorado no compensa su puesta en servicio.
Se desmontó para su limpieza (interior y exterior) lubrificando el mueble para que recuperara su aspecto. En cuanto a la maquinaria se reparó el alojamiento del pedal derecho y se procedió a cambiar el encordado de ambos pedales. Se han sellado pequeñas fisuras en los fuelles para evitar fugas de aire. Los conductos hacia el secreto se encontraban en buenas condiciones. Los mayores problemas se encontraban en las pérdidas de aire en el alojamiento de las lengüetas que se atornillaban directamente a la madera y en las holguras de las teclas. Se ha trabajado ajustando lo mas posible sin desvirtuar las técnicas de construcción de la época.
El instrumento se tiene previsto transportarlo al Priorato mañana, en que se celebra la asamblea de la Hermandad para ser tañido por un organista de la Asociación Cultural Correa de Arauxo.

Juan Pablo Barreno

FUENTE:
EL ADELANTADO DE SEGOVIA
Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Personas han dejado sus comentarios:

Publicar un comentario