SAN FRUTOS, EREMITA EN LAS HOCES DEL DURATÓN


Autor - Editor:  Francisco Fuentenebro Zamarro
Año: 1998
Comentario:  Completo libro que nos cuenta toda la historia, tanto de la persona como del lugar de San Frutos. A través de varios capítulos vemos cómo pudo ser la vida de San Frutos por estos lugares, con la cantidad de eremitas que vivían entonces en las entrañas del Duratón, y cómo ejercía de director espiritual de todos ellos en el santuario de Los Siete Altares.
Además del culto y la oración se dedicaba a cuidar el huerto y labrar algunas tierras de trigo y centeno para hacer pan. También había árboles frutales y pescado suficiente en el río como para tener una alimentación bastante completa.
Tiempo después se donó el lugar de San Frutos al Monasterio de Silos, con el sepulcro y las reliquias del Santo. Allí se construyó una iglesia, que con sus diferentes reconstrucciones ha llegado hasta nuestros días. En este apartado el autor introduce una imprecisión al afirmar que tras la reconstrucción del s. XVIII sólo se puede pasar por delante de la piedra milagrosa que está bajo el altar de San Frutos, cosa que no es cierta (y así lo afirma quien en varias ocasiones ha dado la vuelta completa a la piedra, por supuesto por detrás).
Concluye hablando de las reliquias y de cómo se instituyó en 1900 la peregrinación a San Frutos, el 25 de octubre, con la obligación de acudir a ella las parroquias de los pueblos de alrededor, entre ellos lógicamente Sebúlcor, con sus cruces y sus pendones.

Hacia una bibliografía de Sebúlcor y su entorno. Sebúlcor en los libros es una sección realizada por Carlos Santa Engracia Blasco.


En caso de que hubiera algún problema por publicar en esta sección fotografías de las portadas de los libros aquí tratados,  pónganse en contacto con la dirección de correo electrónico de esta web.
Súbelo a Google Plus

Uge

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 Personas han dejado sus comentarios:

Publicar un comentario